Partidos del PeSeVreHasta siete bajas tenía el conjunto pesevrista para afrontar un partido que se antojaba complicado tras el encuentro de la primera vuelta, en el que los nuestros sufrieorn de lo suyo para conseguir los tres puntos, a pesar del abultado resultado final que se produjo en los últimos minutos. En esta ocasión no fue menos, el PeSeVre se presentaba al encuentro con tan sólo un recambio en el banquillo, con lo que el despliegue físico debería ser mayor que en el resto de partidos disputados hasta ahora. Sin embargo, la gran colocación y orden táctico desde el primer minuto, propiciaron que los nuestros en ningún momento se vieran superados por su rival. Así, las ocasiones más claras las originó el PeSeVre, aprovechando el robo de balón en zona de medios para sorprender a la contra, pero el olfato goleador estaba muy bajo el sábado. Así llegaríamos al descanso sin goles en el marcador, aunque Esperanza Sur podría haberse adelantado en el último suspiro gracias a un disparo desde la frontal que golpeaba en el poste izquierdo, en el derecho, y caía a las manos de un ya batido David. El segundo tiempo fue un espejo del primero, a pesar de ello, un error en la salida de balón propició una contra de Esperanza Sur de dos contra el guardameta, ante el que nada pudo hacer David. 1-0 en el marcador, pero los nuestros debían seguir jugando a lo mismo, y así hicieron. Al poco de este gol en contra, Borja batía al guardameta con un derechazo desde la frontal que entraba por la base del poste izquierdo. Era el tanto del empate. Y un poco más tarde, un pase en profundidad de Hugo a Molina en el que éste no llegaba a tocar el balón por los pelos, despistó al guardameta que se hizo un lío al intentar cogerla y vió como se le metía el esférico dentro de la portería. La remontada estaba consumada, ahora tocaba agarrarse los machos y aguantar para intentar sentenciar a la contra. Y pudo haber sido tras una grandísima jugada pesevrista en la que Carlos encaró al guardameta, y tras dribrarlo, éste zancadilleó a nuestro ala que cayó al suelo, viendo como el árbitro no señalaba penalti. Pudo haber sido la sentencia pero no fue así. Al final, los nuestros aguantaron los minutos finales para conseguir una merecidísima victoria en un partido de esos que dan orgullo al ganar.

Anuncios