El exceso de confianza y un pésimo partido, acaba con la derrota pesevrista por 5-4 en un encuentro en el que los nuestros fueron a remolque durante la gran parte del mismo.